Uriarte: El mgap es «un ministerio de porteras abiertas»

Uriarte: El mgap es «un ministerio de porteras abiertas»

En un hecho sin precedentes un ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca recibe en su despacho a El Palenque Rural. Sin filtro, de porteras abiertas, abordamos todas las temáticas del agro, en una entrevista de 65 minutos. Un resumen de ese mano a mano con Carlos María Uriarte, es lo que sigue.

El ministro Uriarte nos recibió sentado detrás del mismo escritorio que usó Wilson Ferreira Aldunate cuando ocupó esa cartera de Estado, y nos reconoció «el esfuerzo de venir hasta acá desde el Norte del país, y envío un saludo muy grande a toda la gente de Rivera y Tacuarembó, y todos los lectores y suscriptores de Palenque Rural».

Al referirse al abigeato, considero que en la Ley de Urgente Consideración (LUC) se proponen cambios importantes sobre todo en las penas para que, dijo, «sean realmente penas correctivas, y no una palmadita en el hombro», y que vayan más allá de «un arresto domiciliario nocturno, o libertad vigilada, que es prácticamente nada».

En ese marco, resaltó también la reciente creación de la una nueva comisión de seguridad rural, a la que se le suma el Ministerio de Defensa, la Fiscalía Nacional, y que será presisida y coordinada por el M.G.A.P, y no como era anteriormente qu elo hacia el Ministerio del Interior; y va a haber comisiones departamentales. Esto más todo lo anunciado respecto a equipamiento, logístico y tecnológico para un mejor desempeño en el combate al abigeato.

Destacó Uriarte que «hay un cambio de actitud que yo creo todos los productores deben haber sentido, hoy si bien la policía son los mismos, la actitud es distinta, y la del ejército también; y la prueba es que están empezando a haber procedimientos, que es lo que apuntamos».

A poco de asumir el cargo, su ministerio debió afrontar las consecuencia de una sequía llevó a decretar una emergencia agropecuaria que hoy abarca unos 6 millones de hectáreas en todo el país. La ayuda que los productores reciben de MGAP es «un equivalente a 1 kilo de ración por día, por animal, durante 90 días; eso en términos generales es el cálculo que se hace», explicó el ministro y como hubo unas 2900 postulaciones, «son 2 millones y medio de dólares más o menos» que se otorga en préstamos «a pagar a fin de año y el año que viene, para los ganaderos, ya apartir de marzo del año que viene en cuotas para los lecheros».

El área declarada de emergencia ha sido ampliada tres veces, y como el déficit hídrico continúa no se descarta una cuarta ampliación, dijo Urirarte. Remarcó que «estas declaraciones de emergencias siempre se han basado en criterios objetivos, no son solo criterios de escritorio; siempre está calibrando esa información que surge de sistemas objetivos, con nuestros sensores a nivel de campo, que son la gente del Plan Agropecuario, nuestros técnicos, y hasta los propios productores.

Y si se me permite hacer una mención, hay un cierto desfasaje, entre la declaratoria y lo que se observa en 15 días; a veces hay muchos productores que nos llaman y dicen: ¡pero nosotros estamos igual!; bueno eso que están viviendo los productores lo estamos estudiando para ver qué se hace».

En una charla anterior, el ministro había mencionado su intención de «modernizar» el MGAP y aseguró que mantiene la «absoluta esperanza y convicción de poder hacerlo porque «acá hay un equipo de personas que estamos trabajando en base a determinados principios que van a darle una funcionabilidad y una sensibilidad al ministerio que hoy precisa».

Uno de esos principios es que «que somos servidores públicos, y que la gente son nuestros patrones, son quienes pagan nuestros sueldos; y tenemos que tenerlo claro todos cada vez que hablamos con cada uno de los productores, y con la gente en general, que estamos para servirlos, y eso aunque parezca de Perogrullo y sencillo, es fundamental.

Cada vez que uno va hacer el trabajo de todos los días, o atender el teléfono, debe saber que uno está hablando con los patrones, y no al revés, eso para nosotros es fundamental», afirmó.

Y segundo que el «el ministerio es uno solo; el ministerio tiene un montón de unidades, un montón de direcciones, que en los últimos tiempos funcionaban como repúblicas independientes, con contadores, asesores, todo era independiente; y así tu veías que había direcciones que tenían problemas por ejemplo de locomoción, administrativos, y otras que no tenían esos problemas».

Hoy eso está cambiando, aseguró, y todas las unidades se apoyan entre sí. El MGAP tiene unos 2.000 funcionarios y más de 40 regionales distribuidas por todo el país. «Es concebir el Ministerio diferente, yo lo he dicho en otros medios que era una anarquía, una anarquía donde cada uno determina que es lo que tiene que hacer, y lo hace independientemente del de al lado; nosotros lo que estamos tratando es de que esté todo enfocado, que todos tengan acciones en común, y se vayan complementando el uno con el otro» apuntó Uriarte. Para ello, agregó, «vamos a tener que estudiar, y analizar, determinados compartimientos que hoy existen y que no tienen razón de ser».

Un ejemplo que dio el ministro es con Dicose y el SNIA (Sistema Nacional de Información Agropecuaria) «que tienen que estar juntos» y es muy probable «que eso tenga que terminar en una dirección, por el volumen y por la importancia que está tomando. De los 70 funcionarios que hoy tienen el SNIA, 21 están contratados, y 21 dependen de endeudamiento externo.

Esas son cosas que no pueden ser, porque algo tan importante como es la trazabilidad del país no puede estar sujeto a contar con un crédito de financiamiento externo. Tienen que estar incorporado al presupuesto. Estos son el tipo de cambios a los cuales yo hago mención, que es simplemente interpretar la realidad», subrayó.

Como muestra de que ahora es un trabajo en equipo, relató que concurrió al Palamento convocado por la comisión que analizaba la LUC, y lo hizo acompañado por los directores de todas las reparticiones, para que cada uno respondiera sobre lo que entiende; «no uno que sepa de todo, si no cada uno tenga su función, que nos complementamos, nos retroalimentamos el uno al otro, y en eso es fundamental conocer de lo que estamos hablando».

Reiteró su convicción de que este ministerio ya es «es la casa de todos, este despacho de todos, y acá los que estamos somos empleados de la gente». Y mirando desde otro punto de vista, para que veas que es porteras abiertas, en estos 90 días, hemos tenido más de 200 audiencias, con gente que va venido a conversar acá. Y más de 25 entrevistas acá, como ésta que estamos teniendo hoy contigo; eso te demuestra a las claras que esto es un Ministerio de puertas abiertas, y escuchando».

«A nuestro entender es uno de los ministerios más importantes que tiene el país, si no el más. No maneja el dinero, pero es el que maneja los recursos principales que tiene el país, por eso es la responsabilidad, y el hecho de organizar al Ministerio, para que pueda responder mejor a eso», afirmó.

Justificó la necesidad de que la Dirección General de la Granja (Digegra) pase a ser un Instituto Nacional, porque es una repartición que de rentas generales «recibe todos los años 350 millones de pesos» derivados de la importación de ciertos productos; por lo tanto «tiene fortalezas de financiación como para poder independizarse un poco más del Ministario, y pasar a ser un instituto mas como el Invadi, como INAC», explicó.

Se pretende que sea «un ámbito en el cual se discutan los problemas de la granja, que son pocos, y son muchos, y para eso hay que ver cuáles van a ser los actores que tengan que intervenir en ese instituto para decidir, hay que ver qué rubros va abarcar, cómo se va a financiar, y cómo lo va a distribuir. Por eso me parece que lo que se viene tratando en la LUC es correcto, es darle tiempo al Ejecutivo para desarrollarla bien a esa idea y conformarla, pero la necesidad de contar con el Instituto de la Granja, es una necesidad muy sentida».

A modo de ejemplo, para reafirmar la necesidad de un fuerte protagonismo de este nuevo instituto, señaló la situación del sector avícola «super desarrollado que está pidiendo cancha para la exportación, con una trazabilidad, con cajas negras en la fena, con una integración entre las industrias que venden el pollo y los criadores, los racioneros; uno tiene que recorrer, sobre todo la zona de San Bautista, y le llamaría la atención a muchos uruguayos el grado de desarrollo que hoy tiene la producción avícola».

También destacó a los productores de papas en San José, por su desarrollo en la aplicación de tecnología que deriva en grandes rendimientos; «es decir tenemos sectores que están pidiendo cancha. Tenemos a Salto hortícola, que son 400 productores que tienen 400 hectáreas de invernáculo, que es tán atrás de tener su propio mercado, que el centro agrícula de Salto, que lo vamos apoyar y va ser una realidad; pero hay que ver todas esas familias como trabajan y como se auto sustentan, que es fundamental para el Salto de hoy.

Vamos a tener a fin de año la UAM, que es la Unidad Alimentaria de Montevideo, que es un centro moderno para la comercialización de frutas y hortalizas, en el cual se le va a brindar la posibilidad a pequeños productores para que puedan vender directamente su producción a los consumidores, y captar ese muchísimo dinero o parte de ese dinero que hay entre uno y otro, o sea que estamos frente a un sector que ha estado relegado en los últimos tiempos, y que pide cancha».

No olvidó Uriarte mencionar a la circultura, donde «se ha dado una reconversión fundamental que va a soprender al Uruguay en los próximos 2 o 3 años, sobre todo por la mandarina y por el limón».

«Tenemos muchas expectativas que gran parte de la revolución que el agro va a dar, lo va a dar a través de la granja. Y obviamente el equipo que se está conformando en la Granja, merece nuestros más sinceros reconocimientos, y tenemos muchas expectativas en ellos», manifestó el ministro.

Consultado directamente por el tema de la escasez de abastos y mataderos, en algunas zonas del país, como en Rivera, dijo que es un problema que se ha comenzado a encarar en conjunto con INAC. Entonces, se prende «promover determinados mataderos ciclo 3, que permitan a la gante trabajar en un marco legal, en tranquilidad y que se pueda controlar sobre todo, y garantizar la inocuidad de los productos cárnicos que la gente del interior pueda consumir»; en concreto, dijo, será «brindarle la posibilidad a la gente para que pueda matar en condiciones controladas, que esos son los mataderos ciclo 3, como opciones».

«La idea que tenemos -explicó- es que la gente se involucre; todos los que realizan actividades en torno a la venta d carne, que se involucren en hacer estos mataderos ciclo 3, y después los cuiden, y los paguen, y los mantengan, no es una cuestión que venga el Estado les dé y ya está, no, esto es algo que el Estado ayuda, pero son los que lo usan los que tienen que hacerse cargo del tema; esa es la visión que nosotros tenemos, y vamos a estar trabajando en ese sentido».

Les trasladamos al ministro Uriarte la necesidad de los apicultores de Rivera de una reunión con autoridades, para plantear sus inquietudes e ideas. El Secretario de Estado informó que se está conformando una comisión honoraria de la producción apícola, que está presidida por «quien para mí es uno de los que más sabe de este tema, un productor apícola de Sociano, el señor Néstor Causa».

Esta comisión será integrada a la Digegra que preside Nicolás Chiesa. «Dentro del Ministerio el que tiene la autoridad para hablar del tema apícola es Néstor Causa. Mi compromiso, lo asumo, es que voy a tratar de hablar con los dos (Chiesa y Causa) para combinarlos con los apicultores de Rivera para estar visitando allá, para elevar las necesidades y poderlas conjugar con lo que se está haciendo a nivel nacional».

«Para nosotros no es menor el tema de la apicultura; y no es solamente la rentabilidad del sector si no por la fundación que tiene para la sobre-vivencia de la propia humanidad», sostuvo.

(Continúa en la próxima edición)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *